Algunas conclusiones sobre el caso Fernando Paz (II/III)

mm

Lo ocurrido con Fernando Paz y su candidatura “express” por Albacete por VOX ha resonado hasta en los más recónditos resquicios del panorama político español por múltiples razones. Tras el bullicio correspondiente, y dada su importancia, era preciso un análisis en profundidad del caso. Aquí lo ofrecemos en primicia, en tres partes, de la mano de Jose J. García L. No se lo pierdan y consérvenlo.

Parte II de III (Aquí Parte I)

5.- En quinto lugar,  señalar que en mi modesta opinión la cuestión de fondo de todo este asunto no es el debate sobre la homosexualidad ni el debate prohibido por el Código penal sobre el holocausto, sino que es el linchamiento al “hereje” que se atreva a disentir del pensamiento único que impone la ultraizquierda, la falta de libertad para disentir del rebaño,  la falta de democracia y la intolerancia de los que hipócritamente se las dan de tolerantes, y hablan de Pluralismo político como Valor Superior pero luego prohíben tal pluralismo. Porque lo de la homosexualidad o lo del dogma obligatorio del holocausto,  es circunstancial, hoy es esto y le toca a Fernando Paz, el año pasado fue el autobús de Hazteoir,  y mañana será otra cosa y le tocará a otro, por ejemplo a un cura que se atreva a dar en su Parroquia catequesis de la Iglesia Católica y eso a la Sexta o a Tele5 le parezca intolerable. En este tema de Fernando Paz lo de menos son los pretextos, hoy es la homosexualidad y mañana será el incesto o el matrimonio de viejos con niñas (o con niños) de 9 ó 5 años, ó de 3 años o incluso menos,  o es que nadie a estas alturas puede pensar que el lobby de la “perversión sexual organizada” se van a detener solo en la homosexualidad (¿es que se detuvieron en la a-confesionalidad del Estado?, no, este fue, como después se ha demostrado,  un primer paso para conseguir su anhelado objetivo de que España dejara de ser católica, luego poco a poco ha venido todo lo demás, incluida la inmigración islámica en masa y la construcción de macro Mezquitas, el delito de “odio” para que no te puedas defender ni de palabra frente a esta invasión, la prohibición de los crucifijos en las escuelas, toda la apología LGTB, las sectas, etc. etc)  y nos van a imponer el incesto, el matrimonio de madres con hijos o de padres con hijas, o entre hermanos, y cosas que ahora somos incapaces de imaginar.  Y cuando  llegue el momento que esto ocurra se van a presentar estas aberraciones (y otras muchas que están por venir, porque hace unos días una animalista de Podemos hablaba de violencia de género sobre los animales hembras que eran violadas y no sé qué en los mataderos, lo siguiente ¿qué será?, ¿los matrimonios mixtos de humanos con animales que serán oficiados en los Ayuntamientos e inscritos en el Registro civil?)  en los medios como se está vendiendo todo lo demás, como algo buenísimo y consustancial,  y el que proteste (suponiendo que después de toda esta inversión de valores y de lavado de cerebro colectivo quede alguien mental y moralmente sano como para protestar)  y diga que eso es una barbaridad,  ya saldrán las televisiones y la Fiscalía del odio para lincharlo, como de hecho ya está ocurriendo o acaso no está siendo acusado un Brigada de la Guardia civil de Cádiz por la Fiscalía del odio de Jerez en comandita con la acusación particular de Podemos por supuestamente decir en un tuit, entre otros,  que “menuda aberración privar a un niño de su padre o de su madre”,  o en otro supuesto tuit preguntando “si no será sexista que las pruebas físicas para el acceso a las Fuerzas armadas sean distintas para hombres y para mujeres”, y le pide el Fiscal del odio de Jerez la misma pena de 2 años de cárcel pero en el resto de penas más pena que la propia acusación de Podemos.

Este caso lo que pone de manifiesto es que vivimos en una pesadilla que si de verdad tomáramos conciencia de su verdadero rostro nos suicidaríamos en masa,  en una dictadura, disfrazada de democracia, pero que es una dictadura con todas las letras como la de los Estados policiacos del Telón de acero,  y a los hechos me remito. En todo esto hay un tema moral, que los jueces y fiscales que se prestan a todo esto ahora no se plantean, pero que quizás se lo tengan que plantear en el futuro su participación en este estado de cosas y no puedan dormir.

Hay gente que cuando con el dedo le señalan la Luna en lugar de mirar a la Luna se quedan mirando al dedo. Esto es lo que ha pasado con Fernando Paz, se ha montado un linchamiento porque no está a favor del mariconeo y porque si bien está plegado a la versión oficial del dogma del holocausto ha podido manifestar alguna opinión positiva hacia los alemanes de la 2ª Guerra mundial, y la plebe azuzada por los medios en lugar de sentir asco por el linchamiento, por la INTOLERANCIA, por la falta de libertad para disentir del rebaño,  en lugar de ver esto que es la cuestión de fondo,  -porque lo de la homosexualidad o lo del dogma obligatorio es circunstancial-, se queda mirando el dedo en lugar de mirar a lo que hay que mirar, que es el linchamiento, la falta de democracia y la intolerancia. Mañana para tenernos convenientemente idiotizados nos pondrán, para acabar de lavarle el cerebro a la gente, un documental sobre Galileo o sobre la Inquisición, pero los inquisidores son ellos y ellos son quienes representan dos cosas:

  • la intolerancia y la falta de Democracia,
  • y quienes representan la persecución de los judíos de verdad.

Porque judíos hay de muchos tipos, los judíos de hoy (no porque sean judíos en sentido estricto sino porque son tratados como tales, porque son los que ahora son perseguidos) son los ciudadanos vascos y catalanes que no son separatistas y que llevan 40 años abandonados a su suerte por los gobiernos traidores que ha habido en España a partir del asesinato del último Presidente legítimo D. Luis Carrero Blanco que lo primero que hicieron al llegar al poder es derogar la Ley Antiterrorista de Franco y legalizar la ikurriña,  son los falangistas de Blanquerna, a los que les imponen unas penas de cárcel totalmente desproporcionadas, y que luego a los separatistas por actos muchos más graves en la Universidad de Barcelona no les pasa absolutamente nada. Lo acabamos de ver este sábado pasado (30 de marzo 2019) cómo han ido a cazar a la gente que en el libre ejercicio de sus libertades públicas iba al acto de VOX, y aprovechando su superioridad numérica de coger a personas solas entre 30 ó 40 les han pegado y a varias mujeres las han descalabrado a pedradas, y el Tribunal Supremo a estos separatistas no les va a meter de 4 a 8 años de cárcel, de hecho no les va a pasar nada , porque se les ha dejado hacer, se les ha dejado que llenen cubetas con piedras, porque como se trata de pegar a la “ultraderecha” hay barra libre. Esta es la realidad de España, y lo que parece mentira es que entre las propias filas de la España nacional todavía haya muchos que no se hayan dado cuenta y sigan cayendo en el engaño de la propaganda anti-española.  Los judíos de ahora son las víctimas del terrorismo, son los militares que se han atrevido a firmar en esta dictadura el Manifiesto en defensa de Franco como soldado de España, y que el Ministerio de Defensa del PSOE les ha abierto un expediente disciplinario a cada uno para sancionarles, como la Dirección General de la Guardia Civil del PP le abrió en 2015 a este Brigada de la Guardia civil un expediente por supuestamente criticar en un tuit a Pablo Iglesias y todavía en 2017 le anuló su ascenso por antigüedad a Subteniente,   los judíos son la Fundación Francisco Franco, y el propio Franco que 40 años después de muerto sufre la profanación de su tumba y tiene todavía que librar su última batalla frente a los enemigos de España. Los judíos son los españoles que a los que se les roba el derecho a tener un proyecto de vida porque no tienen trabajo ni esperanza de tenerlo, primero porque en el materialismo capitalista tanto tienes tanto vales y si no tienes nada para el mundo capitalista y anticristiano (de ahí que se haya buscado la descristianización de España) no vales nada porque todo queda reducido al materialismo del mercado, el dinero y a los beneficios meramente económicos, y no a la persona y su dignidad intrínseca, y segundo porque no hay recursos para ellos porque los gobiernos se han endeudado con la Alta finanza, lo que eufemísticamente llaman “los mercados”(?)  para que los españoles estemos endeudados hasta las cejas y para generar el pago de intereses a favor de aquellos durante generaciones y generaciones de españoles (¿han sido colocados esos gobiernos por esa finanza para que operaran tal endeudamiento a su favor que les asegurara el enriquecimiento por cobro de tales intereses durante generaciones y generaciones de españoles?, en cuyo caso podríamos estar ante supuesto de alta traición o de “enemigos del pueblo”, en el sentido estricto del término).

6.- En sexto lugar,  todo esto nos lleva a una reflexión: los que acusan de “nazis” a los demás están ellos mismos más cerca de esta caricatura  de los nazis que los propios a quienes acusan. Es decir ellos son más inquisidores o asesinos en potencia de judíos que los propios a los que acusan sólo por opinar.

Pedro Varela

Yo no conozco a nadie que tenga una opinión formada sobre el tema del holocausto que la tenga porque incurra en la caricatura del “nazi” y defienda el asesinato de judíos durante la  2ª guerra mundial o desee cometer ningún mal, sino que sus motivaciones son muy otras: la defensa de lo que ellos consideran la verdad, la lucha contra la propaganda de guerra y guerra psicológica (valga la redundancia), por razones de Justicia, por razones humanitarias a los que han sido señalados como verdugos (y ellos no tiene claro que lo sean realmente). Es decir no veo a Fernando Paz, ni a Pedro Varela matando judíos o riéndose en su fuero interno de este drama, ni si hubieran vivido en 1944 en Alemania participando en todo esto del holocausto. Ahora bien, ¿puedo decir lo mismo de estas televisiones que los acusan?,  (cuando las vemos con la saña y con el fanatismo con el que actúan para perseguir hoy a los que se resisten al pensamiento único), o incluso de los propios fiscales del odio que van de “cazanazis” por la vida, metiendo a la gente en la cárcel en la mayoría de las veces de forma totalmente gratuita e injusta, porque  el último encarcelamiento del librero Pedro Varela vino motivado, obviamente en fraude de ley digamos “presunto”, por un problema de propiedad intelectual, por editar el “Mein Kampf” sin respetar los derechos de autor de sus legítimos propietarios, es decir los herederos de Hitler; lo que le importará al Fiscal del odio de Barcelona los derechos de autor de los herederos de Hitler en Austria si es que vive alguno, que no parece que sea sino un mero pretexto, impropio de un Funcionario público que debe tener un código ético de actuación,  para meter a una persona en la cárcel sin ningún escrúpulo moral, máxime si por lo visto tales derechos de autor no existen porque se han extinguido porque nadie ha querido aceptar esta herencia envenenada, con lo cual el presunto dolo de la fiscalía podría haber sido todavía mayor. Un Juez en España puede ser expulsado de la carrera judicial si ante una petición de adopción por parte de dos mujeres lesbianas respecto de una niña, el juez solicita un informe psicológico antes de decidir. El Consejo General del Poder Judicial no se anda con chiquitas, el juez a la calle de la carrera judicial (lo cual evidencia que el problema de la politización de la Justicia no es solo un problema de fuera hacia dentro, de  injerencia de los partidos políticos en el seno de los jueces, sino también un problema interno, de politización y sectarismo internos en el propio seno del Poder judicial, lo cual podría explicar lo leves que son las penas para los rojos, en los pocos casos en que se les condena,  y lo severas que son por mucho menos para los “fascistas”). Pero qué pasa con un fiscal del odio que presuntamente hace uso de su puesto para perseguir a una persona. No pasa nada. Es como las pedradas a los asistentes al acto de VOX, no pasa nada, son “españoles”, que se jodan.

Quedarse en el análisis en  que esta situación es un problema de “nazis” es un error porque es un problema de Justicia y de pensamiento único al estilo de los países del otro lado del Telón de acero, el que no lo quiera ver que no lo vea, quizás precise para verlo y para darse cuenta  esperar a verse él cómo están los prisioneros políticos en Venezuela: orinando sangre en una botella de plástico de las palizas que les dan.

Lo cierto y verdad es que estas televisiones y sus presentadores en funciones de comisarios políticos,  y esta fiscalía del odio,  no han vivido en Alemania 1944 pero sí están viviendo en España en el momento presente,  y en el momento presente están persiguiendo a los judíos de ahora, que ya no son aquellos judíos en sentido propio pero que son los nuevos judíos en cuanto “herejes” del sistema y en cuanto perseguidos ideológicos: Blas Piñar y su movimiento que sufrió una persecución atroz, la Fundación Francisco Franco, el Valle de los Caídos, el propio Franco que después de muerto sufre la profanación de su tumba, los militares que han firmado el manifiesto a favor de Franco como soldado de España, los falangistas, las víctimas del terrorismo, los españoles de bien que se atreven a oponerse al lobby de la “perversión sexual organizada”, etc. etc. Si estas televisiones en el momento presente persiguen de forma tan implacable (tolerancia cero, repiten en tono amenazante una y otra vez) a estos nuevos “judíos” del momento presente, quién puede dudar que si hubieran vivido en Alemania en 1944 no habrían formado parte como forman ahora, del poder, y no habrían participado entonces como lo hacen ahora en perseguir a los disidentes, y hecho lo mismo y habrían perseguido igualmente a aquellos judíos de entonces. Si no tienen piedad ahora con los “judíos” de ahora ¿la habrían tenido antes con los judíos de entonces?. Yo creo que tampoco.

Es decir, los que se prestan a la persecución del momento histórico que les ha tocado vivir, según ellos confiesan y propugna, con “tolerancia cero”,  ¿no se habrían prestado igualmente a la persecución de los judíos del holocausto si les hubiera tocado vivir ese otro momento histórico? Yo creo que resulta evidente que sí.   Con lo cual ellos son verdugos de lo mismo que critican,  y obras son amores y no buenas razones.

Todo lo cual es un motivo más para no estar de acuerdo con este linchamiento ni con la solución adoptada que es ceder al linchamiento, y un motivo más para  apoyar a Fernando Paz y para estar en contra de todos los holocaustos, no de los holocaustos a la carta, este sí,  este no, dependiendo del color de las víctimas y de los verdugos, como hace la ultraizquierda interesada e hipócritamente.

7.- Por último voy a tocar un tema polémico (todavía más polémico). Esto va dirigido a los que militan en la defensa de España, tanto más cuanto puedan ocupar puestos de dirección en la misma. Voy a tratar dos temas: el primero el error de haber cedido terreno al enemigo en el plano dialectico o de la propaganda, y el segundo la necesidad de poner en marcha una propaganda eficaz (no como manipulación como hacen los rojos sino como Verdad), que lleva abandonada más de 50 años, que sirva de antídoto o que contrarreste de alguna manera la lluvia ácida de la propaganda mentirosa que cae sobre la población, y que empapa y envenena impunemente sus corazones y sus mentes.

7.1.- En primer lugar creo que hay que mirar el ombligo y hacer autocrítica sobre si no ha sido un error (yo estoy convencido de ello) el ceder terreno al enemigo en el ámbito de la Historia y de la propaganda política que no tenía que haber sido cedido, primero porque era ceder a la propaganda enemiga, que nunca es de buena fe sino siempre en fraude de ley, no lo olvidemos,  y segundo porque  al renunciar a este terreno que hubiera mantenido el combate fuera de nuestras líneas, ahora nos vemos invadidos en nuestra propia casa.

Llamamos “maricomplejines” a los del PP pero en las filas nacionales, con el tema de la 2º guerra mundial, la España nacional ha incurrido mucho, -muchísimo-,  no sólo en el maricomplejín sino directamente en aceptar el discurso envenenado del enemigo. Yo recuerdo, cuando era chaval, que en los 20N en Madrid cuando había alguien que sobre la camisa azul llevaba su Cruz de Hierro ganada en Rusia, mucha gente esto lo veía mal y le hacía ascos (mucha gente de la que iba al 20N, para qué hablar los que eran directamente del PCE). El proceso de aculturización, o lo que es lo mismo, el proceso de ir olvidando lo nuestro y aceptando la doctrina y los puntos de vista del enemigo (que rara vez son verdaderos),  ha ido a más, y hemos pasado de quitar las esvástica del interior de la Cruz de Hierro en el escudo de la División Azul (ejemplo claro de maricomplejín y de aceptación de los postulados del adversario que recuerda a esos que cuando regresan a su casa de un acto patriótico y se van acercando a su barrio se guardan la bandera para que no ser vistos con ella en su entorno)  a ya directamente  convertirnos en adalides de la Cruzada anti-alemana, dejando atrás incluso al propio Eisenhower (en su libro “Cruzada por Europa”).  Algunos artículos, publicados en esta misma página web son prueba de ello (y prueba quizás también de que el infierno está empedrado de buenas intenciones).  Yo creo que Justicia, en la clásica definición de Justiniano, es la “Constante y perpetua voluntad de darle a cada uno su derecho”, y la Alemania de entonces tenía muchas cosas destacables: su reconstrucción nacional, su sentido de unidad, su Juventud de las HJ y de la BDM, su extraordinaria política social, y algo que para mí es básico: que cuando España luchaba por su supervivencia en 1936, y en la Zona roja se pasaba a cuchillo a todos los Obispos que cogieron y a miles y miles de cristianos por el sólo delito de serlo, y se asaltaban las casas cuartel y se exterminaba por igual a guardias y a sus familias, esa Alemania tan mala vino a ayudarnos a nosotros, a España y a las víctimas de ese tremendo holocausto que fue la persecución religiosa,  y esos otros países que ahora se presentan tan buenos vinieron a ayudar a los asesinos del Frente Popular que perpetraban tal holocausto, que es que se nos ha olvidado el tributo de sangre que España tuvo que pagar para seguir existiendo, de modo que reducir toda Alemania al tema del holocausto (y sólo a él) que sin entrar a su valoración, ya que está prohibido, no creo que sea lo más representativo (menos aún cuando se le reduce exclusivamente a ello), como tampoco creo que en España todos los españoles seamos toreros, por mucho que en el extranjero puedan estar convencidos de ello.

Dicen que en los hospitales españoles, tanto en tiempos de Franco como después y en la actualidad, se han robado niños recién nacidos a sus madres por parte del personal médico para darlos en adopción a otras familias. Este hecho, de ser cierto, es espantoso, y debe ser perseguido y severamente castigado  pero ¿reducimos lo que son los hospitales a esto como lo más representativo y como lo único a destacar de ellos?.

Carlos Arias Navarro

Yo creo que el caso Sofico o el hecho curioso de que tras el asesinato del Presidente del Gobierno D. Luis Carrero Blanco en 1973,  fuera nombrado en su puesto, precisamente, al menos indicado para ello, el Ministro del Interior (de la Gobernación que se llamaba entonces), Carlos Arias Navarro,  ya que el atentado,  si algo evidenciaba,  es que el Ministro de la Gobernación responsable en cuanto tal de la seguridad del Presidente del Gobierno,  era un puro inepto y no lo pudo hacer peor. Si bien estos dos hechos, Sofico y el nombramiento de Arias Navarro como Presidente del Gobierno,  (entre otros muchos que a modo de ejemplo podríamos citar) son sucesos que si bien ocurrieron en la España de Franco, sin embargo creo que no son representativos de lo que fue el Franquismo, ni de lejos, y mucho menos lo más reseñable del mismo, de modo que si utilizáramos estos dos elementos, y solo ellos,  para definir el Franquismo, como elementos definidores del mismo o como lo más representativo (o como lo único representativo como le ha ocurrido a Alemania), creo que sería no sólo injusto sino sobre todo ajeno a la realidad,  y  claramente lo estaríamos falseando, por mucho que efectivamente tales hechos sucedieran. Con la Alemania de Hitler creo que ocurre otro tanto. De este tema no se puede hablar  primero porque el lavado de cerebro que sufre la gente en este tema, tras 80 años de propaganda anti-alemana en régimen de monopolio y plato único, mañana, tarde y noche, sin escuchar ningún dato en su defensa, es de proporciones industriales, y porque no sólo es delito negar el holocausto sino que es delito también rehabilitar aquél régimen, pero hasta donde podemos hablar hay que decir que una cosa es el régimen y otra la guerra que les fue impuesta (el pretexto de salvar a Polonia no debió ser el verdadero motivo de declarar la guerra Alemania si luego Polonia al final de la guerra quedó esclavizada dentro del telón de acero, el verdadero motivo debió ser otro bien distinto, porque para ese viaje no hacía falta arrastrar a todo el mundo a la guerra), y que el holocausto, sin entrar a valorar lo que por ley penal no se puede entrar, no define la Alemania de amanecer y esperanza que se puso en pie desde los escombros en 1933. Sostener lo contrario es como sostener que la doctrina de José Antonio se reduce a la caricatura que pretende presentar la izquierda de aquello de “los puños y las pistolas”. Creo que aceptar el discurso manipulador de la izquierda es un error y es una injusticia, y sobre todo no representa el todo de las cosas. De hecho su génesis fue muy parecida a cómo ha surgido VOX, con la diferencia que entonces estaban recién salidos de la primera guerra mundial y otras cuestiones del contexto histórico como la reciente Revolución rusa, que influyeron en su parafernalia, pero en lo fundamental,  se trató como en VOX de un grupo de ciudadanos que ante la situación de extrema crisis nacional de su país se unen y se organizan para su reconstrucción, básicamente es el mismo afán, aunque luego la guerra malograra todo el norte que se habían trazado.

Aquí en España nos hechos echado a dormir, no voy a decir desde el día siguiente al 1 de abril de 1939, pero casi.  Hemos olvidado el tema de la novela de Emilio Romero, luego hecha película y protagonizada por Adolfo Marsillach en 1960, “La paz empieza nunca”,  o lo que es lo mismo, “el demonio no descansa jamás, ni de día ni de noche”. Nosotros, en nuestra buena fe y en nuestros valores cristianos podemos dar por terminada la guerra,  pero el enemigo, en su mala fe y en su código anticristiano o satánico  no da por terminada la guerra.  Ser conscientes de ello ya es un primer paso, y este primer paso nos exige corregir nuestra tendencia natural, como personas de paz, al sofá y al pijama en lugar de a las almenas y a las cartucheras. Hay que estar alertas y concienciados que en la guerra subversiva el enemigo es por lo general un enemigo encubierto, que actúa disfrazado, unas veces de repartidor de leche o de la Coca-cola,  otras de cura con sotana, y otras de cartero, Policía local,  o de señora de la limpieza, que no confiesa sus verdaderos fines sino que los disimula y los disfraza y serpentea como una serpiente para llegar a ellos, que usa silenciador, veneno y artefacto explosivo camuflado en un objeto de apariencia lo más inocente, que posee cómplices estratégicamente situados en los sitios más insospechados, y que actúa a traición y con engaño, de modo que para un incauto un señor vestido de cura será un cura en todo caso, para otro entrenado en la guerra antiterrorista un señor vestido de cura puede ser un cura…o puede ser un terrorista disfrazado para coger más desprevenida a su víctima y para asegurarse mejor luego su huida. Esto es una obviedad, pero a veces hay que explicarlo, porque la posición de lelos,  en la que algunos se encuentran mentalmente situados,  es tan profunda, que si no se explica, no se enteran, porque por ellos mismos nunca caerían en la cuenta.

Sr. Maza
Romero de Tejada

Un pequeño inciso llegados a este punto: por eso las muertes tan juntas en tan corto espacio de tiempo de apenas 2 semanas y en extrañísimas circunstancias del Fiscal General del Estado Sr. Maza, del Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sr. Sáenz de Tejada, y del Magistrado del Juzgado nº 13 de Barcelona Sr. Sunyer que capitaneaban judicialmente la lucha contra el golpe separatista, eso de muerte natural, con las leyes de la probabilidad matemática en la mano, no se lo creen nada más que los tontos, y encima se han negado a hacerle las autopsias y han incinerado los cuerpos para que no se puedan hacer en el futuro. Hago este inciso para decir que estas personas no caigan en el olvido, porque son funcionarios que muy posiblemente han muerto asesinadas en el servicio a España, y deben ser recordadas, para animar a otros a este servicio.

Sr. Sunyer

Retomando, después de este inciso,  lo que decíamos, los enemigos de España y de la Europa o Civilización Cristiana no descansan nunca, no se conforman jamás con sus enormes éxitos y no cesan nunca en sus objetivos. En el siglo XIX consiguieron acabar con el Imperio español en América, a través de agentes como Simón Bolivar (en España, que tras un proceso de aculturización hemos asumido la propaganda del enemigo,  no sabemos quién es de verdad Simón Bolívar,  y levantamos monumentos a nuestros enemigos que los son también de los pueblos donde aparece como libertador, si en Sudamérica lo supieran no tendrían su retrato en los despachos oficiales), pero eso no fue suficiente, después nos hicieron perder Cuba, Puerto Rico y las Filipinas, y tampoco se detuvieron. Se han cargado, una a una, todas y cada una de las grandes monarquías cristianas de Europa (Rusia, Alemania, Austria-Hungría, Italia, etc.).  España ya lo ha perdido todo, lo último Guinea (con la renta per cápita más alta de todo el continente Africano, como dato para afirmar el nivel de vida y de bienestar en que para la población autóctona se traducía la presencia española en estas tierras, hoy prácticamente lo han perdido todo), y la provincia del Sahara.  ¿Pero se detienen aquí?, evidentemente no, se crea el problema separatista vasco y catalán (a los que se van añadiendo otros en preparación como el gallego, el mallorquí o el valenciano que se está cocinando en este momento), y siempre está Ceuta y Melilla como siguientes objetivos de la anti-españa. Al mismo tiempo se trabaja por un lado en la descristianización de España y por otro en su islamización para en pocas décadas anular una Reconquista que es nuestra seña de identidad como Nación y que llevó 800 años de sufrimientos (del 711 ó del 722 al 1492), y que van a quedar anulados en pocos años al ritmo que vamos.

Tenemos que tener muy en cuenta que los enemigos de España son también como cierta clase de delincuentes con los que el enfrentamiento es inevitable, porque da igual si te cambias de acera, que ellos también se cambian, da igual si cuando te asaltan le das el dinero o toda la cartera porque quieren también el reloj, da igual si les das el reloj, porque lo quieren todo y si se lo das te van a apuñalar igual.

Con esta clase de enemigos ceder terreno es un error, porque no se van a conformar y no se van a detener por mucho que les des, porque siempre van a querer más porque en realidad quieren la completa destrucción de España, y no se conforman con menos. Hay que ser conscientes de esta actitud. España ya ha perdido todas sus provincias de ultramar (provincias, porque España nunca tuvo colonias, tuvo partes de España y sus habitantes eran españoles todos ellos, como decía el art. 1 de la Constitución de Cádiz de 1812, “la Nación española está constituida por los españoles de ambos hemisferios” porque los habitantes, sin distinción de raza, de los virreinatos de América, eran también españoles) pero aunque reducida hoy a sus fronteras peninsulares (y Ceuta, Melilla, las Islas Baleares y Canarias, naturalmente) España sigue siendo el enemigo a batir y por tanto el plan de su destrucción sigue en marcha porque España es una potencia moral y su sistema de valores una luz para el mundo, por nuestros valores (que forman parte de nuestra idiosincrasia, y allá donde va España a misiones de paz, los pueblos, entre todos los soldados en misión internacional, prefieren con diferencia a los españoles, y esto ocurre da igual el país al que se vaya),  que son diametralmente opuestos al materialismo que se pretende imponer en todo el globo como gobierno mundial, de ahí esa ofensiva que España sufre en la actualidad atacada por todos los frentes para despojar España de tal patrimonio dialéctico y espiritual. En este acoso todos los pretextos son válidos para pillar desprevenidos a los incautos. Cuando reivindicaban demagógicamente el catalán como lengua, no era para hablar en catalán (que con Franco había plena libertad para hablarlo y había premios literarios y todo lo demás) de lo que se trataba era de implantar de forma forzosa el catalán a los que el Español era su lengua materna, para que en una generación o dos dejara de ser la lengua materna de los catalanes y acto seguido  prohibir el Español. Cuando pedían libertad de expresión, no era para que todos pudieran hablar y expresarse libremente unos y otros,  sino que en realidad se referían a hablar ellos y luego prohibir a todos los demás como ya anuncian con prohibir los partidos “franquistas”, esto no lo dijeron durante la Transición pero salvo los necios estaba cantado que ocurriría una vez se asentaran. Cuando hablaban demagógicamente de pluralismo político, a lo que se referían en realidad es que cuando los españoles picaran y se dejaran engañar por ellos, el pluralismo iba a brillar por su ausencia, y todas las televisiones y todos los medios de comunicación en régimen de monopolio iban a estar al servicio de la Anti-España. La vulneración del principio constitucional de Pluralismo Político, como Valor Superior (art. 1, 1º CE) lo podemos ver en el tema de los nombres de las calles. Conforme al pluralismo debería haber calles dedicadas a unos y calles dedicadas a otros, pero en la práctica esto no es así y las calles dedicadas a los que sacrificaron su vida por la Patria, son sistemáticamente retiradas y sus nombres reemplazados por enemigos declarados de España. A ver si nos vamos enterando cómo funciona el enemigo que todo en él es pura hipocresía y pura falsedad (absolutamente todo, pensemos cómo han estado desde el final de la guerra vendiendo la moto de que el Gobierno legítimo era el de la República porque había salido democráticamente de las urnas en las elecciones de 1936, y resulta que también esto es mentira,  que el resultado oficial de tales elecciones fue un fraude y un pucherazo, porque han llegado los profesores Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa, y han descubierto que todo fue un puro fraude, que pistola en mano se falsearon los resultados de aquellas elecciones y los que ganaron en realidad no ganaron sino que perdieron,  pero obligaron a dimitir al gobierno antes de que se hiciera el recuento de votos, para luego falsificar las actas,  intimidar y coaccionar a los interventores, suplantar escrutinios, etc. etc con el resultado de adjudicarse 50 escaños que no eran suyos,  y así lo han publicado en su libro “1936, Fraude y violencia en las elecciones del frente Popular”). Cuando hablaban de libertad religiosa, en realidad de lo que se trataba era primero descristianizar a la sociedad española, de conseguir la apostasía general mediante el engaño,  y conseguido esto,  prohibir la Religión Católica en España.

La URSS a pesar de su enorme extensión territorial colocó a modo de escudos humanos a los países del Pacto de Varsovia, formando un anillo defensivo que con su territorio (y su población) viniera a proteger el territorio inmenso de la URSS,  que si había un enfrentamiento con Occidente quería contar con esta faja de territorio de los países del Pacto de Varsovia, a modo de carne de cañón,  para que absorbieran el primer ataque en caso de enfrentamiento y mientras ellos tener más capacidad de reacción y su territorio indemne. La España nacional, con el tema de la 2ª guerra mundial, como prácticamente nos echamos a dormir, hemos hecho todo lo contrario, y hemos cedido y aceptado todos los estereotipos o a todos los clichés manidos de la propaganda aliada (que es la propaganda roja, no lo olvidemos) respecto de aquella Alemania a la que le debemos mucho porque sin su ayuda sujetando a la Francia  frentepopulista de León Blum a que no interviniera no con armamento y ayuda encubierta (que eso fue inevitable) sino directamente con su propio ejército, la guerra civil o la Cruzada de Liberación podría haber tenido otro final y ese final hubiera sido su desaparición como tal, y que se hubiera convertido en un enorme gulag donde los españoles, los pocos que hubieran quedado, habrían sido esclavos como lo eran en Albania a partir de 1945. Regalar al contrario todo el debate, y aceptar los postulados de la propaganda anti-alemana no sólo respecto del holocausto (que mientras se dormía la siesta lo han colado en el Código Penal como delito de odio para que no se pueda tocar la verdad oficial), sino lo que es peor,  respecto de todo lo demás, es un error garrafal.

Y es un error garrafal porque la propaganda anti-alemana ha sido históricamente y lo sigue siendo hoy todavía con mayor eficacia, la pasarela a través de la cual se ha introducido la subversión en España y se sostiene la subversión en el mundo. Si se deja este flanco al descubierto, como se ha dejado en España, por aquí el enemigo se cuela, mete una cuña y con sus zapadores de la propaganda lo que era un pequeño resquicio, luego es un boquete enorme, y al final una brecha por la que el enemigo se infiltra, primero como Caballo de Troya y después ya a cara descubierta con todas sus fuerzas desplegadas en línea. El discurso anti-alemán,  es el pretexto para el discurso “antifascista”, y éste la antesala de la destrucción de la España Nacional, porque si aceptamos sin más la caricatura de Alemania, esta caricatura ya se relaciona y se impone a todo lo demás, y todo cae como una tira de fichas de dominó.

Los que hemos sido chavales en tiempos de Franco y hemos ido al colegio en esta época, hemos vivido y visto por nosotros mismos que en los colegios el discurso era claramente “antifascista” (luego explicaremos qué ha pasado con esta palabra) y anti-alemán, (en cambio, sorprendentemente, nunca era antisoviético), y claro con este discurso el Régimen de Franco estaba condenado a no poderse sostener en la contradicción, y era cuestión de tiempo que si renunciaba a infundir su doctrina en las nuevas generaciones de españoles, que la doctrina que recibían era la de los enemigos de España, (la propaganda aliada es la propaganda roja, no lo olvidemos, porque son los países que en la guerra civil se volcaron a favor del Frente Popular, y después acogieron a los jerarcas y asesinos, y a todo su botín, que habían cometido el tremendo holocausto de la persecución religiosa en España, y les otorgaron premios y puestos en sus universidades) éstos acabarían por desertar, y la España de Franco como sistema político acabaría por perecer. Por eso era tan importante, o lo hubiera sido, mantener el debate dialéctico, no en si el Valle de los Caídos debe ser destruido, como ocurre ahora, sino alejado de nosotros (si no se hubiera claudicado sobre determinadas realidades se habría impedido el discurso demagógico sobre el Valle y demás cuestiones),  centrado este debate en otras cuestiones que lo alejan de nuestras líneas como el enfrentamiento que la 2ª Guerra mundial supuso entre dos mundos antagónicos el Comunismo y el mundo materialista y anticristiano por un lado y la Europa Cristiana por otro (porque Alemania no luchó sola, sino con ella lucharon las naciones cristianas de Europa para liberar a Europa del Comunismo,  otra cosa es que el pequeño potencial militar de éstas, al menos en comparación,  quedara eclipsado por el mayor potencial de Alemania).

Por tanto esta cuestión de la Alemania N-S es un tema de la mayor importancia porque la propaganda anti-alemana no sólo ha sido la pasarela a través de la cual se ha introducido la subversión en España (y en el mundo) y el pretexto para el discurso “antifascista”, como antesala de la destrucción de la España Nacional,  sino que además, y lo que es todavía más eficaz para el enemigo, es que opera como un SANBENITO para desautorizar AUTOMÁTICAMENTE y desacreditar de modo FULMINANTE (sin tener que explicar nada porque este estereotipo está tan grabado a fuego en las mentes que no precisa más que ser nombrado para provocar este efecto de modo fulminante) a toda persona u organización tachada de “nazi” o relacionada negativamente con el holocausto. El estereotipo  de la propaganda anti-alemana está tan inculcado en el subconsciente colectivo que es sólo tachar a una persona y esta queda desacreditada y anulada sin más. Esto es lo que ha pasado con Fernando Paz.

Que estamos ante la manipulación de la mente, de los efectos psicológicos del lavado de cerebro propio de la guerra psicológica,  parece evidente si tenemos en cuenta que todos los demás holocaustos o los más de 100 millones de muertos que tirando por lo bajo  ha cometido el Comunismo sin discusión posible,  no provocan el mismo efecto ni remotamente, más bien al contrario, no provocan ningún efecto, lo cual evidencia bien a las claras la manipulación que hay en la sociedad cuando 6 millones (no podemos negar esta cifra porque sería delito, pero la cifra no es pacífica, y los revisionistas basándose en los datos de la Cruz Roja Internacional y en otros datos hablan de 300.000,  por todas las causas, incluidas las enfermedades) lo son todo, y más de 100 millones de otros no son nada. Algo más que las víctimas habrá en juego en esta dialéctica cuando en un caso es un tema capital que da lugar a penas de cárcel sólo por hablar,  y en el otro siendo la cifra casi 20 veces mayor no tiene ningún efecto en la opinión pública, ninguna consecuencia jurídica,  ni a nadie interesan. (A menor escala lo hemos visto este sábado pasado 30 de marzo con las agresiones en Barcelona a simpatizantes de VOX que los han agredido y los han descalabrado a pedradas, la noticia en los medios pasa desapercibida, sin ningún interés, sin embargo si hubiera sido al revés, que miembros de un partido de izquierdas hubiera sufrido la más mínima agresión por otro de signo contrario, entonces se orquestaría la correspondiente campaña, se organizarían debates, y no se hablaría de otra cosa en los medios durante los próximos dos meses). Holocausto es una palabra “tabú”, que tiene un efecto de dardo paralizante, no es la única, existen otras de la misma familia, como “fascista”, “franquista”,  “homófobo”,  “racismo”, “dictadura” (para referirse al régimen al servicio del bien común de Franco, si es referida a la Venezuela pierde toda connotación negativa, porque la propaganda enemiga es así de flexible y así de maniopuladora), etc. y se van añadiendo otras al “arsenal” de la izquierda, pero esta es la que tiene más fuerza, o un mayor efecto “paralizante”.

No perdamos de vista que el holocausto es, para la propaganda roja y antiespañola (valga la redundancia) un mero pretexto para manipular demagógicamente a la gente, los judíos como personas les importan un bledo y de hecho, como hemos recordado al principio,  la izquierda tiene un sesgo antisemita que saca según le va conviniendo en cada momento, el holocausto únicamente les interesada como icono o como arma arrojadiza en su lucha “antifascista”,  como cuando hablan hipócritamente de la violencia, y resulta que son ellos los más violentos y los que usan la violencia profusamente como hemos tenido ocasión de comprobar en el acto de VOX de este pasado sábado 30 de marzo en Barcelona donde una vez más la ultraizquierda ha acudido a un acto de Vox para agredir a sus simpatizantes y han descalabrado a pedradas a varias mujeres. Ellos acusan de violencia, pero los verdaderos violentos son ellos, aprovechando la impunidad que le otorgan las autoridades gubernativas, los medios de comunicación, la Fiscalía del odio,  y la policía rojas.

Parte II de III (Aquí Parte I)

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*